6. Borges

Entre todos los grandes escritores hispanoamericanos de las décadas de los sesenta y setenta, que para aquel entonces ostentaban un estatus de celebridades estentóreas y superlativas, ninguno poseía más carisma que el parco ciego de Buenos Aires, el majestuoso Borges de hablar atropellado y maneras exquisitas de señor. ¡Ah, podía Borges desollarte cercenando tu yugular, y apenas si te percatabas! Ningún otro lograba el encanto, a la manera de Borges, de hacer que quisieras amar a la literatura como se aman las mujeres hermosas. Ni Carlos Fuentes, con su charrería política y demagógica, ni el amanerado Octavio Paz y aquel descreimiento que cargaba consigo a todos lados, ni el Vargas Llosa de verbo aflautado y juvenil. Ni siquiera Cortázar, un hombre errado, pero bueno que decía desconocer el final de cualquier obra que acometiera, o el Rulfo tan parco como sus textos o el Sábato pragmático y calculador. Entre todos los grandes, en cuanto a elocuencia discursiva me refiero, ninguno como el ciego Borges de hablar bonaerense atropellado y vital.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.