9. Dos intercambios

Los grandes escritores tienen, en ocasiones deleznables, que enfrentarse al acoso de seres literariamente inferiores, intelectualmente minúsculos que, sin embargo, aprovechan la cercanía de estos superlativos hombres (o mujeres) para derramar la ponzoña de un slogan político o de un concepto fútil. Todo en aras, por supuesto, de empinarse y colar la cabeza entre sus semejantes, y así hacerse notar y sentirse celebrados e importantes.

Hay dos intercambios, en este sentido, que me parecen extremadamente disfrutables. El primero de ellos ocurrió en 1973, cuando Jorge Luis Borges se opuso al concepto de “latinoamericanismo” literario que el escritor venezolano Adriano González León esgrimía con disciplina partidista. El humanismo de Borges desarmó la falsa compasión y el encendido verbo de León. El otro emparenta a Roberto Bolaño con una desconocida y desagradable Rosa Olea, quien con acento cuico-proletario le recriminaba al autor de “Los Detectives Salvajes” su falta de interés en la “literatura chilena”. “Me tienes harto con la infamia con que reduces a los escritores a un país” le espetó Bolaño para dar por terminado el intercambio.

Y traigo este par de hechos a colación a propósito de una acertada aclaración que hoy hacía el escritor Jorge Vergara a uno de mis escritos. Ojalá sirva la invocación de la diosa Mnemósine como testimonio irrevocable de que a pesar del tiempo, no todo está perdido.

© Rafael Piñeiro.

 

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.