11. El horror no existe

El horror no existe. Nunca existió. Todo ha sido un sueño vaporoso creado por algún mefistofélico aprendiz de brujo que nos hizo atisbar lo inexistente y nos hizo escuchar lo que jamás se pronunció. No murieron aquellos soldados, asesinados de noche en el cuartel Moncada por las hordas de ladrones de carros de Artemisa. Quizás estos tampoco existieron, en fin de cuentas. Ni la Cabaña y los disparos al amanecer, ni las ejecuciones de Guevara, ni los ahogados en las aguas del estrecho, ni los aviones derribados, ni las guerrillas, ni las turbas, ni el discurso del odio con que nos despertaban cada mañana. Todo yace en la bruma y el tiempo borrará lo que algún día pensamos que había sido real. No existe nada. El horror nunca fue. Tampoco los esclavos que gritan felices por la bota del amo, que saltan y que culpan a los otros y que vuelcan el odio inoculado en las escuelas sobre aquellos que sostienen la vergüenza, la escasa vergüenza que nos caracteriza. El horror no existe. Nunca existió.

©Rafael Piñeiro-López; Diciembre del 2014

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.