12. Una ceguera luminosa

De las conferencias dictadas por Borges y que yo he tenido el placer de escuchar o de leer, no recuerdo ninguna más brillante ni perfecta que aquella en la que habla de su ceguera. Una ceguera amarilla-verdosa-azulada y luminosa. Una ceguera que contradecía a Shakespeare y que cargaba a cuestas con estoicismo admirable.

Libros en blanco, libros sin letras… Emociona escuchar al viejo Borges rememorar sus años como sostenedor de un legado, el de la biblioteca nacional, de la cual se convirtió en el tercer director ciego, cosa asombrosa y peculiar, sin dudas. Emociona escuchar a Borges decir que, tras haber perdido el mundo visual de los libros, podía disponerse a recuperar el mundo de sus antepasados. Un hombre bueno, Borges. ¡Y un hombre superior, he de decirles!

Y cita a quien según él son hombres incomparables a cuya sombra no puede arrimarse, aunque nosotros sepamos que no es cierto, porque Borges pertenece a la cofradía de los imprescindibles. “He enumerado suficientes ejemplos; algunos tan ilustres que me da vergüenza haber hablado de mi caso personal”. Recuerda a Homero y su mención por Wilde, y nos habla de Milton y su ceguera voluntaria en defensa de la libertad. Rememora a Tamiris y su lucha agreste con las musas, a Prescott, a Groussac, a Joyce, todos amigos de la oscuridad. Y asegura, en otro orden de cosas, que Fray Luis de León es el poeta español más grande.

Termina Borges afirmando que la ceguera es un don y cita a Goethe, justo antes de finalizar la charla, en aquel verso tremendo “Todo lo cercano se aleja”, como para que nunca olvidemos que el fin nos corresponde a todos y que el reino de las sombras nos espera.

© Rafael Piñeiro-López

 

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.