78. Black Mirror

(Una reseña que publiqué hace un par de años y que aprovecho, ahora que he terminado la cuarta temporada de la serie, para recordar)

Black Mirror no es la octava maravilla del mundo. Sus guiones son bastos y hasta forzados. El ya por sí difícil humor inglés acá se vuelve en ocasiones escasamente digerible. Algunas de sus historias llegan a ser predecibles, incluso. Sin embargo, el producto de Charlie Brooker capitaliza una de las inquietudes más relevantes del mundo en que vivimos: el temor y la fascinación por la tecnología, que amenaza con barrerlo todo. No recuerdo ninguna otra pieza creativa que se haya aproximado tanto a esa representación figurativa del pre apocalipsis del futuro como esta Black Mirror contestataria y brutal. El absurdo, como la vida misma, rige en cada una de sus líneas, y lo peor (o mejor) es que deja la subsecuente sensación de que miramos lo probable por venir. Por cierto, en uno de los capítulos de su segunda temporada, el oso azul Waldo de pene rosado que se postula para miembro del congreso es una perfecta aleación entre el Bernie Sanders del jubileo liberal y el Donald Trump que todos conocemos.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.