91. La oración de Talpiot

Allá en las áridas arenas del desierto de Qumran, donde los judíos reprobables anunciaban el venidero apocalipsis, quizás deambula Jesús, el hijo de José. ¡Ah, Jesús, retoño de carpinteros y maestros, tú que crees en el fin de los tiempos y las bestias! ¿Cómo pudiste arrimarte a la María Magdalena, si te tortura la tragedia del venidero fin? Jesús, modesto profesor judío que descansas en los osarios de Talpiot o en el Cafarnaum de José de Arimatea ¿Hacia dónde nos llevarán tus pasos y tu aliento? Quizás hacia la muerte senil de fecas y de gritos o hacia la gloria que prometieron los concilios. Ya arribará el tiempo en que los anunciadores de las nuevas desgracias nos lo harán saber con precisión de brujos asesinados en la hoguera.

©Rafael Piñeiro

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.