100. Oblivion

Las preocupaciones del cine de ciencia ficción suelen girar en torno a dos grandes y trascendentes tópicos: el ejercicio del poder en cualquiera de sus variantes y la hechura y escritura de la historia por parte de los hombres. Ha sido una preocupación existencial plasmada por el género, con mayor o menor fortuna, desde siempre. Y un diálogo en Oblivion, cinta del inexperto Joseph Kosinski, así lo ratifica:

– Arriesgaste la vida de todos. ¿Por qué piensas que él es diferente?
– Él ya no cree.

El problema es que este es un filme fallido. Y va, si acaso, un paso por delante cuando (por exigencias del género) deberían ser al menos dos. El pneuma metafórico que apunta a la redención de un hombre, muy en la cuerda de The Matrix (salvando las distancias), jamás llega a buen puerto. Demasiados balazos. Innumerables clones. Un Hindenburg envuelto en fuego en las arenas de un Nueva York apocalíptico.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.