198.

A diferencia de los intelectuales de derecha, que aún pueden agruparse en torno a proyectos ideológicos determinados como Think Thanks y ciertas publicaciones políticas, los caricaturistas conservadores medran en un medio absolutamente inhóspito. Tienen que ser muy buenos, además de acarrear una cuota elevada de valentía, para poder subsistir en tierras de intolerancia y censura. Tipos como Sean Delonas, Jeff Koterba, Rick McKee y en menor medida Nate Beeler son dignos de admiración por ir a contracorriente. arriesgando, incluso, sus carreras.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.