274

El llamado “Fake News” la mayoría de las veces se trata de una distorsión de la noticia. Hay múltiples ejemplos de cómo la gran prensa publica día a día medias verdades, casi siempre con el ánimo de crear determinados estados de opinión de carácter político o ideológico. La muestra más prístina de deshonestidad periodística a la que se puede recurrir ahora mismo es el affaire de los muchachos de la Covington Catholic School, a quienes acusaron sin razón alguna de estar abusando de un indígena, quien al final de la jornada resultó ser un provocador. Espero sinceramente que lleguen mejores tiempos en un futuro próximo. De lo contrario…

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.