285

Aquella cooperación entre la agente Clarence Starling y el perturbado psiquiatra Hannibal Lecter que Thomas Harris nos cuenta en su The Silence of the Lambs, texto luego tan brillantemente recreado por Jonathan Demme, no es más que una prolongación artística de los contactos sostenidos entre Bill Hagmaier, el agente del FBI pionero en la conformación de perfiles psicológicos de serial killers en los Estados Unidos, y el asesino Ted Bundy en 1984, mucho antes de que éste se decidiera a confesar sus abominables crímenes (oficialmente 35 mujeres asesinadas, aunque pudieron haber sido más de 100).

Por cierto, a pesar de que los norteamericanos Bundy, el payaso asesino John Wayne Gacy y el caníbal Jeffrey Dahmer constituyen la tríada “dorada” de la maldad (y en menor medida el enanito Manson), el podio de la desmesura psicótica la ganan con holgura los representantes de Colombia y Rusia…

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.