363. Trumbo

“Trumbo” no solo es una historia enfadosa y molesta, sino que atesora un propósito manipulador y político, que lastra todo el resultado del filme. Pero, aun así, es remarcable la presencia de Bryan Cranston, actor dúctil y sólido donde los hallan. La elección de Jay Roach, un especialista en comedias, fue una idea desacertada de los productores. El hombre, aunque intenta dotar de matices a la historia, termina entregando una pieza lineal y dura como el acero, donde los “buenos” son buenos y los “malos”, malos.
Si hace tiempo usted superó el romanticismo hipócrita e idiota de los colectivismos ideológicos, le recomiendo que no vea este film. De hacerlo, se sentirá en medio de una reunión de camaradas que apoyan a la campaña del bueno de Bernie Sanders.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .