371. Isagoras

Los atenienses, airados, se rebelaron contra los abusos de Isagoras y terminaron por sacarlo del poder. Nunca una cosa así había sucedido. La griega fue la primera revolución de la historia, la madre de todas las revoluciones. Pues bien, que una revolución haya parido a la primera democracia ha alimentado, desde entonces, el mito de las revueltas sociales como generadoras de cosas buenas y estupendas. Y lo terrible es que no es cierto, pues muchas veces (demasiadas) los engendros de las revoluciones son monstruos horrendos y sanguinarios.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .