378. Whiplash

Whiplash es la historia de una doble venganza… musical. Y también una fábula acerca de la búsqueda de la perfección, aunque ello determine desandar los caminos del sadismo e, incluso, el masoquismo. El infligir dolor en busca de lo excelso. El convertirse en víctima en pos del magnífico esplendor. Al propio Damien Chazelle, director y escritor del filme, se le puede aplicar la máxima de pulcritud extrema. El propio Chazelle calza en ese molde de perfección y dolor. ¿Si no cómo calificar esa fotografía inmaculada, ese manejo de las luces y las sombras, esa fantástica edición?


Conozco el trabajo de J. K. Simmons desde los tiempos de “Oz”, aquel serial de HBO en los noventa. Aquí regresa a sus raíces adueñándose de la piel de un personaje inflexible y sin embargo vulnerable, peligroso y a la vez cuasi entrañable. Se necesita de una intensidad soberbia, de un talento fenomenal. Y Miles Teller aguanta el pulso y brilla al mismo tiempo. Su futuro es luminoso.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .