385.

De cómo se gestó Tlön, Uqbar y el Orbis Tertius.

“Adolfito, vos sabés que íbamos a hablar de esa novela”
“¿De esa en que el autor iba a trastocarlo todo para que se vieran las costuras?”
“Solo unos pocos, solo unos pocos lectores, ¿recordás?”
“Solo unos pocos se van a percatar. Habría que ser tontos”
“Bueno, pero llegáte, que te espera el espejo”
“Los espejos son monstruosos. Si tú mismo lo has dicho”
“¿Y eso qué importa?”
“Decíme ¿dónde siempre? ¿En la calle Gaona?”
“En Ramos Mejías”
“Los espejos y las cópulas son abominables. ¡Que no lo digo yo, Jorge Luis, eh! Que fue uno de los heresiarcas de Uqbar”
“¿De dónde lo sacaste?”
“De la anglo-american cyclopaedia. La he estado estudiando. ¡Te lo dije!”
“¡El capítulo de Uqbar! ¿Habrase visto?”
“Ese mismo, Jorge Luis”
“Andáte. Lo he estado revisando y aquí no hay nada. Uqbar es un fantasma”.
“¿Vos querés decir que te he mentido?”
“Que no lo digo yo. Es el atlas de Justus Perthes”
Adolfo colgó el teléfono negro y musitó entre dientes:
“Viejo de mierda”.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .