395.

Estación de Garrison, New York, 1899. Se terminaba el siglo. Algunos transeúntes esperaban el tren como se espera al nuevo año. La pose estudiada, el sombrero de hongo, los vestidos de encajes y las sombrillas de sol. Todos en ese portalón han muerto y quizás, con suerte, dejaron alguna huella de su paso por la fugaz comedia de la vida. ¡Escuchen! Los silencios que rodean a la estación de Garrison son los mismos que subsisten ahora; sólo debemos estar atentos… y nos percataremos…

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .