426.

En “Pequeña indagación de lo cheo”, una columna publicada en Hypermedia, Gilberto Padilla Cárdenas cae en ese ya ancestral mal de la intelectualidad cubana de intramuros: envidiar a la Miami pujante que se avecina al frente. Y aún peor, comete él mismo la chealdad de equiparar a esa amada y odiada ciudad de Miami con la Habana de ridículas ordenanzas revolucionarias, imbuidas todas de ese falso patriotismo que el castrismo colocó sobre la mesa hace ya la friolera de sesenta años. Para Padilla Cárdenas el rasero es casi igual. Una fortuna que la historia lo contradiga. O como diría el babalao Carballo de la Creche: “envidioso, pa’llá pa’llá que tú está’ fula…”

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .