428.

El investigador especial Robert Mueller acompañado de doce fiscales que donaron dinero a la campaña de la candidata presidencial Hillary Clinton (varios de ellos lloraron cuando se supo que la ex primera dama perdió las elecciones) no pudieron hallar evidencias de complot entre el entorno de Donald J Trump y los rusos que hackearon los emails demócratas. Es decir, la cacería de brujas, una cacería política, una cacería ideológica, no funcionó a pesar de los esfuerzos de Mueller por armar un equipo fiscal absolutamente hostil a la administración de la Casa Blanca.

Y pese a que el antitrumpismo histérico y desaforado, además de su ridículo histrionismo se caracteriza sobre todo por su incapacidad de reconocer los hechos, es hora ya de que se comience a re investigar a los acusadores, aquellos que se complotaron para intentar dar un golpe de estado de mano blanca al presidente utilizando un dossier falso armado con dinero de los Clinton y del consejo nacional demócrata para engañar a un juez de la corte FISA y echar a andar así, la vergonzosa e ignominiosa persecución. Es decir, es hora de que los enemigos de la presidencia que jugaron sucio (¡son muchos!) partan al Walgreens más cercano para comprar pañales…

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.