471.

Cuando los llamados “liberales” de izquierda aseguran que abogan por un “socialismo democrático”, están reconociendo la naturaleza dictatorial de los sistemas colectivistas, de allí el acento en el presunto carácter plural de ese socialismo que aspiran a materializar. El problema es que los sistemas colectivistas no se corrigen tan solo garantizando la utópica invención de Clístenes, pues el principal mal que los aqueja es el de la injusticia. Allí donde se pretende que todos seamos iguales, quitando a unos para ensalzar a otros, termina por instaurarse la iniquidad. Así que ya sabes, no creas en cantos de sirenas. La quimera de un mundo igualitario contiene por sí mismo la semilla del horror.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .