479.

Se ha derrumbado un prejuicio en estos días y al parecer nadie se ha percatado. No todos los días se derrumba un prejuicio. No todos los días. Samuel Little, un mulato viejo que podría parecer inofensivo, a no ser por su mirada soberbia y el mentón desafiante, asesinó hace unas décadas atrás a más de noventa mujeres, casi todas negras como él. Ningún depredador solitario fue capaz de semejante cosa (si acaso Henry Lee Lucas o Henry Howard Holmes, aunque no se sabe). Ni siquiera Ted Bundy o Jeffrey Lionel Dahmer. Tampoco John Wayne Gacy o Richard Ramírez. Un negro que ultimó a muchísimas personas; un negro asesino en serie. Los prejuicios, aunque nacen de la generalización, no pueden ser infalibles. Samuel Little lo ha corroborado.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .