482.

La invención del nazismo fue un ejercicio intelectual de un dramaturgo y poeta, Dietrich Eckart. Sus raíces son, por tanto, literarias. El padre espiritual del nacional socialismo, a quien Hitler dedicara su Mein Kampf, era un escritor borrachín de las tabernas de Múnich. De vivir en el Miami de estos tiempos, presentaría sus libros en algunas de las peñas literarias de la ciudad y frecuentaría nuestras casas, siempre cerveza en mano, para contarnos sobre los aconteceres literarios del Sur de la Florida y Cuba. El músculo, eso sí, lo pusieron los veteranos de la primera guerra: Hitler, Röhm, Göring y Rudolph Hess…

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .