488.

Saul Dibb, un cineasta muy menor, es cierto, perdió la oportunidad de poder sopesar esa visión distinta que siempre se requiere del “enemigo”, con su cinta Suite Francaise. Allí donde buceó para intentar encontrar “humanidad”, solo sembró un atajo de lugares comunes y de frases mil veces dichas. Pretencioso y cobarde, no avanza demasiado en el afán de hacer algo diferente y cae, como cordero degollado, bajo la filosa e implacable cimitarra de la mediocridad altanera y bulliciosa. Ni la tremenda Michelle Williams puede hacer algo, siquiera, por salvar esta especie de bodrio en clave de Anthony MInghella.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .