489.

Un propósito persistente en el trabajo creativo de Clint Eastwood ha sido el de retratar la historia más común del norteamericano promedio a través de esa dualidad existencial, inseparable por demás, que es la redención como requisito previo o postrero de la muerte. La literatura de Dennis Lehane, a quien personalmente considero uno de los escritores más talentosos de su generación, recorre los mismos trillos. Sus historias, repletas de perdedores y matices, siempre anclados en los barrios obreros de la ciudad de Boston, son comunión de sangre y vísceras a la usanza de las disquisiciones filosóficas de Eastwood. Ambos, al igual que el concepto muerte-redención, se complementan cuasi a la perfección. De allí que Mystic River, filmada con esa frialdad espantosa a la que ya nos tiene acostumbrados el viejo Clint, haya arribado como asesino sigiloso que te coloca una filosa navaja en el gaznate, para sorprender al mundo del post septiembre 11.

Una segunda mirada entibia en algo el entusiasmo inicial. Hay pequeños ripios que traslucen en la cinta y las actuaciones de Sean Penn, Tim Robbins y Marcia Gay Harden, ante la implacable distancia que da el tiempo y su paso indetenible, ya no lucen tan perfectas ni contenidas; en ocasiones, incluso, rondan los terrenos de la exageración, que solo puede provenir de la deshonestidad interpretativa. Pero en una obra tan irregular y al mismo tiempo sorprendente como la de Eastwood, de quien alguna vez dije que me parece (a pesar de todo) el realizador norteamericano más importante de las últimas tres décadas, Mystic River sigue posicionándose como un trabajo relevante y notorio. Es que prima, al final de la jornada, el amargo sabor de que las cosas son imperfectas y de que la vida, muchas veces, no pasa de ser una sucesión de dolores y de horrores.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .