495.

La promesa de Biden de curar el cáncer si llega a la presidencia (yo me pregunto ¿por qué no curarlo igual estando fuera de la Casa Blanca?) es una politiquería tan anticientífica y reaccionaria como la que profesan los llamados progresistas. Nada más anti biológico y anti natural, por ejemplo, que afirmar que todos somos genéticamente iguales. Ante la ley, sin dudas (en las naciones occidentales, claro está), pero no en términos naturales. Tenemos la misma estructura genética pero no todos profesamos la misma inteligencia ni compartimos idénticas habilidades. Es decir, la manera en que nuestro contenido genético se expresa es disímil, único, singular. Entonces, cuando un político cualquiera te diga que de ser presidente encontrará la cura para el cáncer, pues eso, huye pan que te coge el diente…

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .