497.

Hay gente que ha hecho “carrera literaria” adulando a otros, sirviendo de hala-levas consuetudinarios (as), guataqueando en cada momento previsible. Abrimos un blog y entrevistamos a fulanito mientras lo agasajamos, colgamos un link en nuestro muro de Facebook o cualquier otra red social comparando al versificador de marras con el espíritu de Rimbaud, equiparándolo a la sombra terrible de Vallejo… (Entrecomillo “carrera literaria” porque cosa así apenas si es posible en estos tiempos). La deshonestidad y el “perreo” moral van de la mano. Por eso yo siempre manejo tres únicas opciones cuando de escribir sobre otros se trata: o soy honesto en la crítica porque la obra lo merece, o le hago un favor a un buen amigo (que para eso somos los socios, claro está), o dejo que mi pereza inamovible se imponga y entonces no escribo nada. Eso sí, hay buenos textos sobre los que no opino simplemente por falta de tiempo o porque las musas no me visitan. En ese caso me disculpo.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .