513.

Certina nació en 1888, bajo la égida de los hermanos Kurth, en el poblado de Grenchen, distrito de Lebern, cantón de Solothurn, en Suiza. Fue una tiendecilla con tres trabajadores que fabricaban movimientos relojeros para otras marcas y luego se convertiría en una floreciente industria que fabricaba sus propias piezas. En los años ochenta del siglo pasado, tras la crisis de los relojes automáticos por el advenimiento de la pila, se vieron obligados a fusionarse con la gigante Swatch para poder sobrevivir. Y así ha sido desde entonces. Certina sigue produciendo buenos relojes suizos, ahora unidos a Mido y a Tissot. A ellos, por cierto, les corresponde el mérito de haber sido los primeros en producir un reloj digital, en 1936. Yo tengo mi DS Podium como muestra de que la tradición es importante.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .