528. Tabula Lucana

Leonardo da Vinci pidió que su cuerpo inerte fuera llevado en andas hacia la tumba por pordioseros, a pesar de su retiro glorioso en el primaveral Clos Lucé, en la periferia del Château d’Amboise. La presencia de la dicotomía irracional entre el existencialismo primigenio y el mito cristiano de la pobreza como bien irredimible hacía mella en los grandes hombres del renacimiento, incluyendo al gran Leonardo, al sabio Leonardo, al filósofo y anatomista Leonardo. Algún día se señalará a la doctrina católica como génesis principal de los grandes males totalitarios que asolaron al siglo XX. Su banalización del éxito personal y su recreación histérica de la pobreza como bien superior han sido elementos imprescindibles en el encausamiento ideológico de la envidia como vía de instauración de un nuevo sistema social. El cristianismo terminó por validar a la miseria como un bien superior. Esperemos que alguien escriba sobre eso.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .