534. El Camino

“El Camino” no era necesaria. Las obras maestras no precisan del revisionismo de los hombres. La perfección no es perfectible. Por eso “El Camino” sobra. Hubiera bastado con aquella imagen del atribulado Jesse Pinkman manejando entre la locura y la esperanza al ocaso de Breaking Bad. Lo entiendo, “El Camino” es el revival de un sueño que alguna vez tuvimos; es el regreso a los buenos tiempos y a los recuerdos majestuosos (el dolor y la alegría y la tristeza son estados infinitos y perpetuos), pero siempre es necesario algún final. Es imprescindible colocar una pesada lápida sobre todo aquello que comienza. Sólo así podremos descansar en paz alguna vez, por lacerante y desgarrador que pueda resultar despedirnos de Walter y de Jesse.


Se ha muerto el inmenso Robert Forster. Ayer, fecha de su deceso, le brindé homenaje sin saberlo, mirando “El Camino”. Uno de los pocos tough guys que nos iban quedando. Parte de nuestra infancia muere con ellos, como ya había dicho antes cuando la terrible noticia de Burt Reynolds. Todos esos tipos allá arriba deben de ser un exquisito dolor de cabeza, a no dudarlo.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .