543.

Aleksey Nikolayevich Tolstoy primero fue un opositor al bolchevismo, pero como ya es usual entre los intelectuales burgueses, terminó rendido a los pies de la bestia roja. No obstante, su período de lucidez le alcanzó para escribir Road to Calgary, que narra los hechos de cómo se gestó la revolución de octubre, un episodio nacido de las entrañas de poetas vagos y escritores mediocres, de estudiantes de sociología y filosofía que irrespetaban a sus mayores y a la historia. La revolución bolchevique no fue una revolución gestada por obreros ni campesinos, sino por esa pequeña crápula elitista que florece a la sombra del dinero y el acomodo. Dejen ya de escuchar la trova de que los pueblos y las masas cambian el curso de los aconteceres de los hombres; siempre se ha tratado de los vividores amargados y de los “picos de oro”, esos que se reúnen en tertulias (y en Facebook) para demostrarle a sus congéneres que son más inteligentes y avispados.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .