567.

Dark Passage, de Delmer Daves, es como tantas otras cintas noir de la época de los cuarenta, una anciana con exagerado maquillaje que ha envejecido tristemente tras el paso de los años. Muchos de ustedes la recordarán como aquella película donde Humphrey Bogart luce una máscara de vendas en el rostro mientras Lauren Bacall, filosa como navaja de carnicero, intenta consolarlo tras una noche de persecuciones, asesinatos y mentiras.
Dark Passage es una cinta oral, que bordea el abismo de la esquizofrenia creativa, con un primer tercio técnico impecable, donde el uso de la cámara subjetiva y voz en off, recurso fácil e imaginativo utilizado por Daves para enmascarar la identidad del Bogart convicto, le otorga un carácter diferente. Carácter que, a medida que enfrentamos un guión mediocre que intenta enlazar cada uno de los hechos a trompicones, se va diluyendo irreversiblemente hasta llegar a la estocada final, ese Perú bullicioso y tropical donde en vez de vals se danza rumba. Para los tiempos que corren, una pérdida de tiempo.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .