590.

A sólo días de que la embajada norteamericana en La Habana diera a conocer la información de que la cúpula de la iglesia católica cubana apoyaba tras bambalinas al movimiento guerrillero del 26 de julio (exactamente el 28 de enero), altos prelados de la institución hicieron un llamado público para la conformación de un gobierno de unidad nacional donde, por supuesto, Castro y sus secuaces formaran parte del mismo. ¿Pedían acaso los prelados, la capitulación temprana del ejército de Batista?

En su proclama, el episcopado justificaba su alocución afirmando que no existían garantías constitucionales para las venideras elecciones. Pero si se coteja, por ejemplo, el sentido de urgencia que imprimía la iglesia a los hechos en la isla, con la visión que el periodista del New York Times Homer Biger aireaba en la Habana el 23 de febrero sobre su último viaje a la Sierra Maestra, entonces da la impresión de que en toda esta historia algo no calza bien.

Más allá del asombro de Biger por la facilidad con que se podía acceder a las locaciones de Castro y sus guerrilleros en las montañas debido al ralo patrullaje del ejército en la zona, es notable el hecho de que el periodista comprobara en el terreno lo esmirriado de las tropas rebeldes y su escasa capacidad combativa. También creía que Castro tenía una impresión exagerada de la fuerza de su movimiento en Cuba, y sobre todo en las ciudades. Entonces ¿para qué un gobierno de unidad que incluyera a la débil guerrilla de Fidel Castro? Yo creo que es lógico imaginar que, a esas alturas, la iglesia católica aspiraba a un guararey sabrosón y campechano con las huestes vestidas de verdeolivo.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .