596

Escrito en Diciembre 21 del ya lejano año 2014:

Es tradición cubiche otorgar apodos con esa liviandad tan propia que nos caracteriza. Somos, en el sentido práctico del término, una nación ponedora de nombretes. Y el receptor principal, durante el último medio siglo, de la inmensa mayoría de estos motes ha sido, claro, la figura más expuesta de todas, el dictador Fidel Castro.

A los iniciales apodos de admiración por parte de un pueblo enfebrecido y ciego al estilo de “El Caballo”, “La Mente” o “Fifo”, siguieron otros más enigmáticos que tenían como objetivo la clandestinidad, el esconder de quién se hablaba. Fue así que desde el “Heriberto” de mi suegra hasta el “Jacquelin” más popular, desfilaron un sinnúmero de denominaciones variopintas que ya bien aludían a características netamente físicas (Barba Papá o El Patilla) o al carácter ético del personaje en fin (Alí Babá, Mentirita o Barba Truco).

Pero han sido los nombretes del último decenio, los avenidos tras la depauperación física y moral del dictador, los que han prevalecido en la conciencia nacional, la cual incluye no solo a los cubanos de intramuros sino también al exilio, por supuesto. El Coma-andante, El Comediante en Jefe, Sicote Viejo y otras denominaciones por el estilo parecen ser las destinadas por la providencia y por la historia a perdurar en el particular universo “apodaticio” de la isla.

Y traigo este tema a colación a propósito de esa forma tan particular conque el erudito Juan Felipe Benemelis se refiere a Castro en sus conversaciones de pasillo, esas que se desarrollan cerveza en mano y rodeado de amigos. Benemelis habla de “La Bestia” con ese acento peyorativo que sólo merecen los malos hombres, las cosas censurables. ¡Y resulta remarcable!

“Y entonces la bestia pactó con la izquierda portuguesa para apropiarse de Angola…”

Lo dicho, remarcable.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .