610

Todavía no alcanzamos el ridículo nivel de Roma, pero The Irishman, la cinta de Scorsese, está provocando conatos de broncas virtuales. Que si De Niro está semi senil y arrastra el cuerpo de un anciano (sin dudas), que si la historia es lo mejor del año, que si los paquetes, las turcas, las guayabas son justificadas en nombre de esa cosa que llamamos arte… Al menos esta película de gánsteres, sindicalistas corruptos y presidiarios geriátricos no carga encima el peso de la petulancia y la abulia del aburrimiento del filme del charro Cuarón.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .