663

Si, claro. Better Call Saul no es Breaking Bad. No hay problemas con eso. Pero su alma y su carne son también una invención de Vince Gilligan. Y aunque la cuarta temporada de la serie no esté a la altura de las primeras tres, sigue siendo una pieza de excelencia. El personaje de Jimmy, inadaptado, complejista, levemente psicópata, es el reflejo de un mundo que siempre ha estado ahí, al acecho de todos, con sus luces y sus sombras, como un poema gris de Whitman, como un ramble on de Bonham y Page… “Got no time for spreadin’ roots / The time has come to be gone / And thoough our health we drank a thousand times / It’s time to ramble on…”

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .