700. El espíritu de la colmena

Los inmensos y áridos campos grises de Víctor Erice en “El Espíritu de la Colmena”, son como los recuerdos que guardamos, como los vestigios de lo que ha sido vivir. Se impuso en la cinematografía del post franquismo el espíritu melancólico del hispano, con sus niños y fantasmas. Porque ¿qué cosa es la mirada de Ana Torrent sino una apoteosis de la melancolía?

“El Espíritu…” no ha envejecido todo lo bien que debiera, pero aun así es posible vislumbrar en ella un claro antecedente, un amago perceptible de lo que llegaría en los noventa y se solidificaría ya en el nuevo siglo. Erice es, en ese sentido y según creo, especie de padrino del advenimiento gótico de los nuevos tiempos. Su cinta no es solo un homenaje al Frankenstein de Whale, sino también un intento rural de cine dentro del cine, con todo el surrealismo que ello implica. Desde esa óptica, entonces, se me antoja un Eurice más heredero de Buñuel que el propio Saura, a contrapelo de lo que rezan los escritos.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .