756

Es un escenario de win-win para la administración y para el equipo de epidemiólogos que enfrenta al Covid19 con escaso sentido común y una histeria inusitada. De sobrepasar las 150 mil muertes por la epidemia, nos restregarán en la cara aquello de “se los advertimos”. De no sobrepasar los 40 mil, tal y como parece que acontecerá, entonces venderán las esmirriadas cifras como un triunfo político sin parangón. Y mientras, millones de dólares en gastos injustificados, hospitales de campaña armados y cerrados sin admitir pacientes, salas de aislamiento a menos de la mitad de su capacidad, infinidad de muertes colaterales por la no admisión de pacientes con patologías diferentes y por el horror de otros a contaminarse en las salas de emergencia, estipendios monstruosos con dinero federal, miles y miles de negocios pequeños y medianos en la quiebra, millones de desempleados tratando de subsistir en un mercado laboral contraído a la cañona, el fantasma del hambre a dos palmos de narices…

Ya los corruptos políticos de la oposición se dedicarán a acusar al presidente de sembrar el pánico para obtener una pírrica victoria, cuando fueron ellos los que presionaron a declarar esta especie de estado de emergencia. Ya saldrán los oportunistas de siempre a dejar en claro que ellos nunca concordaron con la idea de frenar a la nación, y los afirmacionistas que asegurarán que de no ser por el estado de excepción el virus nos hubiera asesinado a todos. Al final de la jornada, habremos cosechado horrores permanentes, como la pérdida de libertades individuales y el fortalecimiento de los poderes del Estado. Todos ustedes, aquellos que amplificaron el pánico de los titulares sensacionalistas, aquellos que chivatearon a quienes salieron de sus casas o los que acosaron y amenazaron y llenaron de epítetos en sus posts a quienes intentamos mantener la cordura y la sensatez, todos ustedes también serán culpables.

(Todavía nos queda un ápice de esperanza: ponerle freno a toda esta locura de una vez; podar por la raíz y de improviso el bulo. Creo que estamos a tiempo de hacer algo sensato)

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .