765

Mi amigo Reynaldo Soto, reafirmando su espíritu indomable y pendenciero, ha vuelto a la prisión… de Facebook, por algún comentario que escribió en mi muro. Está varado con su camión en algún paraje remoto de Maryland. No tiene carga que trasladar. Dice que de Virginia hacia arriba las cosas están mejor. El día que el transporte de carretera se pare, esta inmensa nación, repleta de glorias y poder, se irá a la mierda. Hasta ahora la administración ha hecho un esfuerzo por mantener la vitalidad en el rubro, aplicando rebajas de impuestos para camioneros independientes y otorgando ayudas a pequeños negocios, pero tal denuedo no puede mantenerse más allá del 30 de abril si todo continúa semi paralizado. Estamos a escasos días de una probable tragedia. La nación necesita desprenderse del cáncer del pánico que la agobia y rehacer la vida normal, la de todos los días. De lo contrario, nos arrepentiremos todos.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .