786

Aclarando:

Yo no soy un negacionista. Sé que el virus está allá afuera y que ha causado muertes, tal y como ha sucedido a lo largo de la existencia de los hombres. Ciertamente no estamos en presencia del Armagedón. El enclaustramiento, típico del medioevo, en espera de una cura milagrosa (vacunas en un año, como mínimo), no tiene soporte en la Epidemiología moderna. Un virus como el Covid, que posee una tasa de morbilidad de un 0.038% y donde alrededor del 90% de los casos cursan asintomáticos o leves desde el punto de vista clínico (y que no tiene incidencia significativa en niños) es la oportunidad perfecta para crear inmunidad colectiva.

Pero las sociedades, frágiles y temerosas, han escogido la vía de la falsa compasión y de la demagogia extrema para no perder crédito político o personal. Tengamos en cuenta que en la era del smart phone y de las redes sociales, el protagonismo singular se ha impuesto sobre el sentido común. Tristemente, Eco tenía toda la razón.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .