797. The Lighthouse

La barba henchida de Dafoe; la boca abierta de Pattinson tratando de beber la lluvia; el faro turbio y la niebla clara; las aguas turbulentas azotadas por Dios… Robert Eggers es un esteta. Su “The Lighthouse es una pieza bellísima, impecable, sobria. No es ese falso artificio de Iñárritu ni esa añoranza amarga de Pawlikowski. Aquí merodea el fantasma de Poe. Por aquí se pasean las hechuras de Eisenstein, de Saura y de Tarkovski… Es que sólo en escasas ocasiones la hermosura artística de un filme logra opacar cualquier otra consideración. Este es el caso. Teologicemos sobre la historia, reconozcamos las citas a Melville, aceptemos que toda obra carga en sí misma el ejercicio desesperado de la trascendencia, pero nunca matemos a una gaviota, coño. Terminarás como el Cristo desnudo devorado sobre rocas. (¡Ah, y a las dos actuaciones le roncan los cojones!)

En Prime, fundamentalmente para cinéfilos…

Puntuación: 9/10

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .