803.

El doctor Scott W. Atlas, MD, miembro principal de la Institución Hoover de la Universidad de Stanford y ex jefe de neurorradiología en el Centro Médico de la Universidad de Stanford, acaba de publicar una columna en The Hill titulada “The data is in: stop the panic and end the total isolation” donde recalca prácticamente cada uno de los puntos que yo he estado refrendando desde el comienzo de todo, razón por la cual varias personas me ofendieron a mis espaldas o me bloquearon en las redes sociales o se burlaron de mis afirmaciones.

¿Qué dijo el doctor Scott? En primer lugar, que el riesgo de morir por este Coronavirus es prácticamente mínimo. Las tasas de mortalidad general que yo he estado citando continuamente no pueden mentir, es evidencia científica. No son, definitivamente, una invención.

En segundo lugar, habla de aislar a los ancianos que poseen algún riesgo y no al resto de la población. Es lo que rezan las normas de la epidemiología moderna. Los protocolos ante pandemias de este tipo deben de estar claros en ese aspecto: Assisting Living Facilities en cuarentena y con el resto ejercer las responsabilidades individuales.

En tercer lugar el doctor Scott hace hincapié en desarrollar la inmunidad colectiva, cosa imposible si se establecen cuarentenas obligatorias. Crear inmunidad colectiva significa disminuir el tiempo de prevalencia de la infección, señores. ¡Pura ciencia!

El cuarto punto que plantea el doctor Scott también ha sido centro de mis preocupaciones: está muriendo gente por dejar de recibir servicios médicos debido a la histeria y al pánico exacerbados. Un miembro de mi familia estuvo a punto de engrosar esas cifras al no ser admitido en un servicio de Emergencia por reservar camas para un presunto peak de casos de Coronavirus que jamás sucedió.

Y el quinto punto del doctor Scott también hace alusión a algo que yo he planteado antes: las salas de aislamiento en hospitales no deben de reservarse para pacientes infestados, sino para pacientes de riesgo como inmunodeprimidos o respiratorios crónicos.

En un rato voy a salir al patio a darme con una piedra en el pecho. Y permítanme recordárselo una vez más a mis amigos, sean colegas o no… ¡SE LOS DIJE!

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .