843.

¿No se han preguntado muchas veces cómo fue posible que la orgullosa Alemania siguiera su andar tras la amarga derrota de la Segunda Guerra Mundial? A duras penas y a paso lento, llevando como estandarte la vergüenza.

Pero, además, yo creo que, entre muchas otras cosas, la estratagema para sobrellevar la culpa y evitar la humillación la delineó el entonces presidente de Alemania, Richard von Weizsäcker, hace ya 35 años (1985) pero sin pandemia, cuando cambió durante un discurso el sentido del nefasto día de la capitulación. Ya el ocho de mayo a partir de entonces no sería el día de la derrota, sino “el de la liberación”.

Me pregunto, tras toda esta locura cuasi totalitaria que el mundo vive, cuándo será entonces nuestro “día de la liberación” para sentirnos más “normales”. No sé si me logro explicar bien.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .