874. Joker

Gothan es la New York de Michael Winner y Don Siegel; sobre todo la Gothan descarnada y real que nos construye Todd Phillips en su “Joker”, esa sólida pieza que asombró al mundo antes del Coronavirus. La historia que se cuenta no versa sobre súper héroes o hazañas grandiosas, sino sobre un pobre payaso asustadizo y triste, un hombre vulnerable que mora a duras penas en la selva de la vida.

Arthur Fleck es un cero a la izquierda, una sombra invisible que, si acaso, es notada por los brutos y los menos virtuosos; un bufón que se ríe a destiempo. La sociedad que lo rodea amenaza con tragarlo primero para luego defecarlo en cualquier despeñadero. Flick es el perdedor soberbio, el trajín despreciado que puede sólo vengarse por el advenimiento de la fuerza.

“Joke” nos recuerda en gran medida a la metrópolis pre-giuliánica con calles oscuras y barriadas putrefactas, donde se sobrevive como animal agonizante. La pieza es una crónica de la sociedad actual (y pasada y futura) o quizás el reflejo en el espejo borgiano de lo miserable que subsiste. Phillips ha sido sostenido por el talento inmenso de Joaquin Phoenix, tan loco como Flick, tan genial y desalmado como el payaso atribulado.

No entraré yo en el debate de intentar hallar una arista ideológica en el discurso estético de Phillips; muchos han indagado en ello. La cinta es polémica y brutal. Gleen Kenny la llamó “basura perniciosa” mientras que Robbie Collin dudaba entre guardarla como un tesoro en una caja fuerte o lanzarla para siempre al fondo del mar para que no sea vista. Así de extrema es la historia de Silver, así de soberbia la narración completa.

Que Todd Phillips se haya hecho cargo del profundo y oscurísimo guión de Scott Silver y lo haya materializado brillantemente en “Joker” no deja de ser una sorpresa pues, aunque ya nos había regalado una de las mejores comedias del siglo con “Hangovers”, era difícil imaginarlo rebasando las fronteras del chiste grueso y la carcajada rimbombante en pos del intento de alcanzar la perfección narrativa. El solo hecho de que se arriesgara tan brillantemente ya es motivo de elogios.

Por lo pronto, sospecho que la visión pesadillezca de Flick dibujando con su sangre una sardónica sonrisa en el rostro mientras es adorado por la plebe, nos perseguirá por mucho tiempo… ¡Ah, esa mirada asesina y diabólica de Phoenix…!

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .