879

Profundo análisis semiótico filológico.

A pesar de compartir frontera geográfica y un acento fonológico idéntico, la Habana y Matanzas presentan una levísima pero notable diferencia a la hora de denominar a los manueleros recalcitrantes. En la capital les suelen llamar “Pajusos”, mientras que en el Yumurí se les dice “Pajosos”. Aún no hemos llegado a comprender el por qué de la mutación vocal. Al mismo tiempo no podemos dejar de preguntamos si las numerosas y reiteradas invasiones de nuestros hermanos palestinos durante décadas y décadas serán capaces de trastocar vocablos y de avasallar acentos en el occidente de la isla. Al parecer, hasta ahora, ha sido al revés: el “cantaito” del Este se ha diseminado a medida que nuevas generaciones nacen y crecen en tierras foráneas como la Habana y Matanzas…

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .