893

Se imaginan a un estado de derechos sin un órgano ejecutor de la ley? Se lo imaginan en Minneapolis o en cualquier ciudad del mundo, incluyendo aquellas zonas regidas por la sharia? Se puede ser, en realidad tan naive? O las intenciones son las de causar un daño irreparable a ese propio estado de derecho? Aquellos que clamaban por el advenimiento de una distopia cualquiera, amparados por la locura histérica del Coronavirus, comienzan a ver sus sueños realizados. ¡Ah, pero cuantas veces se los advertimos! ¡Una vez que claudicamos y vendemos al mejor postor nuestras libertades, ya no tendremos vuelta atrás! Y por ahí vamos.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .