958. Magnolia

Paul Thomas Anderson es un excelente y complejo narrador de historias. Y Magnolia (1999), quizás, es su gran obra. Cinta coral con múltiples crónicas entrelazadas, el filme marcó un estilo para el venidero siglo XXI.  Anderson, por cierto, es un maestro en eso.

“Las cosas extrañas ocurren todo el tiempo”, como bien sabemos. No hace falta que el realizador californiano nos lo recuerde a cada paso. Pero también se agradece, como ejercicio intelectual, el hecho de que Anderson plasme la idea de que nada es circunstancial y de que todo responde a un inherente y bien planificado destino.

¿Es, entonces, una cinta religiosa Magnolia? Yo me arriesgaría a decir que sí, en el sentido estricto del término y no en la mera denominación semiótica. Eso ya es algo, por no decir que mucho.

Con un fino e inquietante humor, Paul Thomas Anderson nos toma con firmeza de la mano para pasearnos por una constante montaña rusa sensorial, psíquica y emocional, a ritmo trepidante y sin pausas. Te sacude de arriba a abajo y hacia los lados, hasta dar de costado con los despojos residuales, los leftovers de la propia existencia, esa que tantas veces cuestionamos.

La locura suele ser rozada por la genialidad. Algo de eso subsiste en las múltiples historias de Magnolia, con ese trazo magistral y tan humano de los personajes, tan dolorosos y creíbles, tan horrendos e infelices. La obra posterior de Anderson, desde entonces, ha sido una especie de reivindicación continuativa de este filme, con ejercicios contundentes como There Will be Blood, y sobre todo The Master, donde el ser humano, con sus continuos desaciertos y tristezas, parece encontrarse todo el tiempo a la deriva de un Dios omnipotente y omnisciente. 

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .