1053

Precipitarse en nombrar y aclamar al “nuevo presidente” no solo ha sido un ejercicio de fraude irresponsable, si no también una declaración de intenciones: La institucionalidad no funciona y podemos manipularla y retarla a nuestro antojo.

¿Se dejarán quitar unas elecciones que perciben como apremiantes, estos que controlan el discurso público y que establecen las pausas de lo que es correcto y lo que no?

Tienen el poder de la prensa, de los grandes magnates de las redes, de los políticos tradicionales. Ellos son, simplemente, ese poder.

Por otro lado ¿Podrá un mandatario outsider retar y doblegar al establishment y a los ejecutores de la moral? ¿Tendrá, acaso, la Corte Suprema el poder y la fuerza de poder legislar tal y como se presume que debiera hacer? ¿Acaso atisbamos el fin del constitucionalismo norteamericano?

Todo dependerá de quien termine ganando la elección, eso está claro.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .