1093

La demanda de Texas a los estados tramposos es una jugada legal absolutamente genial. ¿Quién sabe qué puede pasar? Se está caminando un sendero virgen aquí. Los perpetradores del gigantesco fraude han sido tomados por sorpresa. Todo, una vez más, quedará en las manos de la Corte Suprema. ¿Será Amy Comey Barret capaz de echar pie adelante, aún a sabiendas de que se juega el pescuezo? ¿Thomas, Alito, Gorsuch, Kavanaugh? ¿Arriesgarán su status quo en aras de una causa mayor? A ello se reduce todo, amigos míos: a la comprensión de que para el excepcionalismo norteamericano no existe un mañana. A un lado los optimistas fatuos y los pesimistas más oscuros. No hay tiempo para boberías

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .