1113

Si algo nos demostró la presidencia de Trump es que para dirigir una nación cualquiera se necesita ser un político marruñero y avezado. El millonario de bienes raíces se aproximó al puesto con una candidez extrema, de niño pequeño e inocente. Confió en quienes no podía confiar, fue dubitativo en situaciones extremas, ofreció su espalda para que lo apuñalearan a mansalva.

Ni un Barr ni un Fauci ni un Christie ni un Jess Sessions (entre tantísimos otros) habrían durado demasiado bajo el mandato de un camaján cualquiera. ¡Que digo durado! ¡Ni siquiera habrían tenido una oportunidad! A Trump lo devoró el sistema y se lo jamaron los “suyos”. Demasiadas vocecillas susurrando en su oído. En vez de poder drenar el pantano, los lodos terminaron por engullirlo a él. ¡De una forma brutal!

Y es que el inicio de toda nueva era necesita de un sacrificio a la vista

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .