1248

Todos sabíamos que la “crisis” del Covid sería utilizada para intentar enlodar a la administración de turno. Y el peor error del presidente Trump fue caer en el juego. Sus errores pavimentaron el camino para el más grande fraude electoral perpetrado en la historia del mundo occidental. No despidió al burócrata Fauci, validó el discurso del miedo, estimuló la histeria y no promovió a las voces que desde la ciencia llamaban a la cordura. Las consecuencias de tanta banalidad han sido terribles. Y es que el discurso político de moda es el del iluso sacrificio por las masas; cualquier acto de “redención sin par”, por ridículo que parezca, es alabado y aplaudido hasta el cansancio. Vivimos una era donde la “corrección absurda” ha ganado el estatus de providad moral.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .