1349

El partidismo norteamericano se ha desembarazado del espíritu excepcionalista que siempre lo caracterizó. El obamismo, primero, y luego la conjura del facho electoral de noviembre pasado, terminaron por satanizar la tradición individualista y antiestatista que animó a la filosofía política de la nación durante los últimos tres siglos.

Y aunque las cartas ya están echadas y hay muy poco que hacer (prácticamente nada), me sorprende que el mandatario Trump después de haber sido robado, haya continuado atado al republicanismo, a la usanza de los viejos camajanes del arte de la verborrea pseudo social. Si se necesitaba de una prueba de la “derrota” del trumpismo como movimiento político, la renuncia a la formación de una nueva entidad partidista fue la prueba concluyente.

Y es que el partido republicano jamás fue de Trump, como se nos decía. El partido republicano siguió y sigue siendo, tal y como su hermano mayor (el “democratismo”) parte sustancial del maquiavelismo que rige (y regirá) los destinos de la nación.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .