1377

¡Sigan pensando que el chicharrón es carne! ¡Señores, las palabras importan! Cuba, en realidad, no está bajo los auspicios de una dictadura porque allá no rige un autoritarismo simple, sino el más común de los totalitarismos, que es una cosa, como bien saben, absolutamente diferente. Por ende, el castrismo no es una dictadura sino una tiranía. Escuchen bien: una TIRANÍA! (Como casi todos los hegemonismos de izquierdas, claro está). El intentar equiparar moralmente a una dictadura (bastante permisiva en los aspectos más básicos de la vida diaria) como el Pinochetismo con cualquier engendro surgido de los colectivismos, dígase nazismo, estalinismo o castrismo, no es más que una falacia argumental. A tí, niñito (viejito) cubano que te embarcas ahora (luego de sesenta años de horror en la isla) en el arduo camino de repudiar al comunismo, te recomiendo la denominación filológica justa y exacta: Tiranía , jamás Dictadura. Ya sabes. De nada.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .